sacrificio

La causa de la unidad de los cristianos

Conferencia en el Monasterio “Beata María Gabriela de la Unidad” ¡El Señor reina eternamente! (Ex 15, 18) La unidad, nota esplendorosa de la verdadera Iglesia, es la cumbre de la oración sacerdotal de Cristo en la última Cena, es su último testamento de amor, la consigna que nos ha dejado, antes de su pasión: Ut …

La causa de la unidad de los cristianos Leer más »

VISIÓN PROVIDENCIAL DE LA VIDA

UNA VISIÓN PROVIDENCIAL DE LA VIDA   En un mundo que se agita por rodearse de seguridades humanas, que se afana por huir del sufrimiento y sólo persigue placeres, que explora las ciencias por la promesa de que le asegurarán el mañana, que concibe la vida y la misma felicidad como hechura de sus manos… …

VISIÓN PROVIDENCIAL DE LA VIDA Leer más »

“Una espiritualidad seria”

UNA ESPIRITUALIDAD SERIA   Nuestra espiritualidad está profundamente marcada por todos los aspectos del misterio de la Encarnación[1]. Al punto que podríamos decir que nuestra espiritualidad es la del “Ave María”, la del “Ángelus” y la del himno de la kénosis[2], la del “Magníficat” y la del “Gloria”[3]. Por lo tanto es una espiritualidad que …

“Una espiritualidad seria” Leer más »

Buenas Noches en el Seminario Mayor de Argentina

Queremos ser ‘como otra humanidad [del Verbo]’[1] Buenas Noches del 5 de octubre de 2017en el Seminario Mayor en Argentina Queridos Padres, Hermanos, queridísimos seminaristas: Nuestras Constituciones en sus principios generales señalan ya en el punto 7 que nosotros “queremos ser ‘como otra humanidad [del Verbo]’, y queremos ser cálices llenos de Cristo que derraman …

Buenas Noches en el Seminario Mayor de Argentina Leer más »

Por el Reino de los Cielos

Por el Reino de los Cielos[1] Constituciones, 257  Cada año los miembros del Instituto del Verbo Encarnado realizamos los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, donde el santo español nos “convida a la gran conquista de la santidad”[2]. Durante la ‘segunda semana’ de dichos Ejercicios se nos da ocasión de realizar la contemplación del …

Por el Reino de los Cielos Leer más »

Los incondicionales de Dios

Los miembros del Instituto del Verbo Encarnado, pertenecemos a la familia de aquellos que –por el Reino de los cielos– han abandonado todas las cosas, para testimoniar a todos que: la apariencia de este mundo pasa. El cielo y la tierra pasarán, la palabra de Dios no pasa.

El amor que no nace de la cruz de Cristo es débil

No sólo todos nuestros esfuerzos de evangelización deben partir y deben conducir al misterio de la cruz -a Jesucristo crucificado- sino que además nosotros mismos debemos adentrarnos en el insondable misterio de la cruz en nuestras vidas si es que en verdad hemos de ser “memoria viviente del modo de existir y de actuar de Jesús, el Verbo hecho carne”.

Estar en el mundo, sin ser del mundo

Viviendo y desplegando nuestro apostolado específico en el crisol de las situaciones actuales que cambian continuamente y tantas veces son imprevisibles, no estamos exentos de caer en la tentación de “la embriaguez de la inmersión en el mundo” mientras se debilita la búsqueda de lo único necesario que debe constituir el testimonio de la vida religiosa.

Nuestro enemigo

He querido en esta carta circular desarrollar el esplendoroso hecho de que Cristo con su muerte y resurrección ha derrotado definitivamente a todos sus enemigos. Es decir, “ellos no tienen ninguna otra perspectiva ni futuro más que la definitiva supresión de su poder y su propia condenación eterna”. Ya que precisamente para esto se encarnó el Hijo de Dios, para destruir las obras del diablo.

Unidos en la misión

Ya lo decía San Juan Pablo II: “La Iglesia hoy no tiene necesidad de funcionarios, administradores o empresarios, sino sobre todo de ‘amigos de Cristo’, que sepan manifestar el amor en una actitud de servicio altruista que no excluya a nadie”. Ya que la comunión con Cristo siempre rebosa en comunión y caridad fraterna con los demás.